Municipio

EL TÉRMINO MUNICIPAL

El término municipal de Jasa se encuentra en la orilla izquierda del valle del río Osia, tributario del Aragón Subordán. Sus límites, todos ellos naturales, son: al oeste con el propio cauce del río Osia; al norte con el barranco Sonal; al sur con el barranco Puyarrón; y al este con la llamada sierra de Luesia que sobrepasa los 1500 m de altitud en el puntal de Cotín.
Son tierras de media montaña salpicadas de bosques y antiguas tierras de labor. El casco urbano de Jasa se asienta en el borde de una terraza dominando la desembocadura del barranco Larrigo en el río Osia.

Jasa fue lugar de realengo y contaba con 32 fuegos (viviendas) en 1495. La economía tradicional descansaba en la cría de ganado y en una agricultura de montaña que, en el caso de Jasa, se enriquecía con tierras de cierta calidad regadas por la fuente del puerto de la Estiva. La producción local de trigo se transformaba en harina panificable en el molino local situado al pie del pueblo junto al barranco de Larrigo. Hasta bien entrado el siglo XIX en sus montes hubo presencia de especies hoy desaparecidas, como osos y lobos.

JASA

La arquitectura popular conservada en Jasa responde a su fuerte tradición ganadera y está adaptada a la dura climatología propia del valle al que da nombre.

Todas las calles del casco urbano de Jasa conservan el tradicional enlosado de cantos rodados, elemento necesario en este pueblo con vocación ganadera, en el que con las losas de las calles se intentaba evitar que se formara barro con el continuo paso del ganado. Su casco urbano está catalogado como conjunto urbano de interés arquitectónico dentro del Plan parcial de Ordenación Territorial del Pirineo Aragonés.

Puede encontrarse más información sobre la arquitectura popular de Jasa, creencias, símbolos y ritos de protección en el estudio Arquitectura Popular de la Comarca de la Jacetania.

La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción destaca en un conjunto urbano de arquitectura tradicional montañesa. Dispersas por el término se encuentran algunas bordas, como la de Sandiniés, que completan el panorama de la arquitectura tradicional.

Sus recursos turísticos actuales aprovechan el ambiente tranquilo de la población y las posibilidades de paseo por sus montes. Una red de senderos tradicionales y modernas pistas permiten acceder a cualquier rincón del término, destacando las preciosas panorámicas que se alcanzan desde lo alto de la sierra de Luesia, a cuya cima se puede acceder cómodamente por la carretera de Aisa.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑