La fuente de la Zamputia y la Mora del Bisaurín

El Pirineo es un lugar entrañable que conserva grandes historias de seres mitológicos, fantásticos y misteriosos. En la memoria legendaria de Aragón, el término Mora designa un ser femenino de naturaleza fantástica que no se corresponde con el de mujer de ascendencia morisca, aunque pueda estar influenciado por él, sino que parece relacionarse con reminiscencias de antiguos cultos diánicos o prerromanos, asociados a atributos como fertilidad, agua, tierra, sabiduría, poder, muerte, vida,…

La tradición popular sitúa en Jasa a una Mora que habitaba cerca del Pico del Bisaurín.

Un señor de la zona quiso apresarla y la persiguió montando a caballo hasta llegar a Jasa, pero la Mora era tan veloz y esquiva como el viento.

Durante la persecución, creyó tenerla a su alcance ya que vio a la Mora sentada en una piedra descansando. Pero, al mismo tiempo que se acercaba, empezó a surgir agua de esa piedra. El agua salía continuamente, cubriendo las piernas de la Mora, hasta que esta desapareció.

En ese lugar apareció una fuente, la fuente de la Zamputia. Se considera que el agua de esta fuente tiene propiedades minero-medicinales para enfermedades del hígado y del riñón. Según el Inventario de aguas minero-medicinales de Aragón (2006), contiene principalmente calcio (92 mg/L), sulfatos (36 mg/L), magnesio (17 mg/L) y sodio (10 mg/L).

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑